Sospecho que mi empleado me miente y tiene una baja medica fingida. ¿Quién me puede ayudar?

 

No hace falta sacar dinero de una empresa directamente para ser un  estafador, el hecho se realizar una baja laboral fraudulenta y luego pedir compensación por ella es robar a la empresa, y un empleado culpable puede ser masilla en manos de un detective laboral capacitado que tenga experiencia en investigaciones en el lugar de trabajo y haya dominado las técnicas para extraer la verdad de los sospechosos.

Pero lograr que los delincuentes confiesen no es tan fácil  como nos quieren hacer creer en esos programas televisivos de casos policiales que vemos por las noches.

MANERAS DE LLEGAR A LA VERDAD EN UNA INVESTIGACIÓN LABORAL

Hay muchas técnicas disponibles para llegar a la verdad en este tipo de conflictos laborales, pero no hay un solo método que funcione mejor.

Antes de llegar a los detectives laborales quienes ameritan investigaciones más a fondo en la vida diaria de los empleados para poder probar algún fraude, no está de más optar por un entrevistador experimentado, este sabe cómo hacer coincidir las herramientas con la persona y la situación, y podría llegar fácilmente al meollo del asunto.

En este artículo le enseñaremos varias maneras de descubrir cuando su empleado está siendo deshonesto con respecto a su desempeño laboral, específicamente cuando este lleva a cabo una baja laboral fraudulenta:

 

Analizar pacientemente comportamientos que levanten algún tipo de sospecha

Instruirse en el “arte de la interrogación” puede ser una buena ayuda. Como buen interrogador fijarse en esos pequeños detalles puede llevarlo a descubrir la verdad que ocultan sus empleados.

Fijarse en lo que dicen, y cómo lo dicen, cómo están sentados, cómo están reaccionando con su lenguaje corporal, etc. Muchas de estas técnicas puede aprenderlas en programas de televisión incluso, no es necesario pagar un curso profesional, solo debe ser coherente con las preguntas que hace y lo que esas preguntas deben generar en su empleado.

Esos pequeños trucos como “si la persona a la que preguntas mira hacia abajo y a la izquierda, miente”, en realidad no son del todo ciertos. Aunque parezca algo contradictorio los sospechosos que son culpables tienden a ser mucho más directos en sus respuestas.

La mayoría de las personas inocentes reaccionan con enojo y con tendencia a la confrontación ante la situación de un interrogatorio, o de que se les incrimine de algo o dude de su palabra. Las personas culpables tienden a ser más pasivas durante el interrogatorio, dicen los expertos.

 

Puede optar por dejarse de rodeos e ir al grano con el sospechoso

  Sospecho que mi empleado me miente y tiene una baja medica fingida. ¿Quién me puede ayudar?

Sospecho que mi empleado me miente y tiene una baja medica fingida. ¿Quién me puede ayudar?

Existen muchas técnicas que los profesionales del interrogatorio utilizan para hacer caer a sus sospechosos y que confiesen abiertamente sus errores o culpabilidad en el asunto.

Entre las técnicas para obtener una confesión rápida, encontraremos “la confrontación positiva”. Es una técnica que se usa comúnmente con un sospechoso que usted cree que es culpable.

Esta técnica consiste esencialmente lo que sugiere: al estar convencido de la culpabilidad de la persona, confrontarla.

 

No dejar que toda la culpa caiga sobre los hombros del empleado

A nadie le gusta tener la culpa completa del asunto. De alguna manera la mayoría de las personas prefiere compartir la culpa de alguna situación con alguien más; o incluso culpar a algo en específico. No tiene que ser una persona. Puede argumentar que ciertas circunstancias lo llevaron a actuar  de esa manera.

Quitar un poco de culpa de los hombros de su empleado puede ayudarle a obtener una confesión rápida. Decirle cosas como: “No creo que hayas hecho eso solo” o “No creo que hayas hecho eso por convicción propia”, incluso podría culpabilizar usted mismo a alguien o algo más, “seguramente lo has hecho por la situación que estás pasando ahora”, o también “sé que tu situación financiera te ha empujado a hacer lo que hiciste”.

 

Tome las riendas del interrogatorio en todo momento

Si lo que desea es obtener respuestas y confesiones rápidas y claras, lo que tendrá que hacer es tomar el control de la situación y no renunciar al mismo en ningún momento.

Durante todo el interrogatorio deberá ser claro conciso y contundente con sus aclaraciones, planteamientos e ideas. No permita que su sospechoso le tome la delantera ni que interrumpa lo que usted va a decir bajo ninguna circunstancia.

Lo que debe lograr es que el sospechoso se sienta acorralado y sin opciones; para que usted pueda dirigir sus pensamientos hacia la confesión sincera y sin culpa.

 

Escuche atentamente y tome la palabra

Al estar en el interrogatorio muchos empleados dicen cosas solo para “salir del paso” o “quitarse la soga del cuello”. Usted debe tomar esas afirmaciones como una ventaja, y comprometer al sospechoso con lo que dice.

Afirmaciones como “Me gusta mucho mi trabajo para hacer esto” o “Me daría demasiado miedo hacer algo como eso”, son oportunidades perfectas para que usted les tome la palabra.

Podría responder con algo como “Me alegra que hayas dicho eso. Espero que sea cierto”, o también “Esto me dice que lo que has hecho no es algo que hayas planeado durante mucho tiempo. Esto es solo algo que sucedió”.

 

Mantenga la atención del sospechoso

Esto depende mucho del escenario en el que se está llevando a cabo el interrogatorio, sin embargo no hay muchas variantes que puedan cambiar. Solo debe recordar que mantener la atención del sospechoso es muy importante, y también tratar de que entre en sintonía son sus pensamientos.

Supongamos que se encuentra en un interrogatorio ahora. Si el sospechoso ha mostrado algunos de los signos de remordimiento o deshonestidad, usted puede deslizar su silla más cerca. A veces, si el sospechoso es del mismo sexo, puede tocarlo en el brazo y ofrecerle algo de consuelo.

Haga preguntas alternativas

Algunas preguntas con truco pueden llevarlo a una confesión rápida de manera más eficiente. Por ejemplo “¿Tomó 20,000 o 30,000 o fue mucho menos?” Esto si suponemos que fue un robo de dinero directo. Puede formular una pregunta similar en caso de una baja laboral fraudulenta.

Exagerar también es efectivo a veces, hará que el sospechoso diga cosas como “no, yo solo tomé 500 dólares”. Quizá esto le suena tonto pero en realidad funciona.

 

Conozca mas sobre Agencia De Detectives